Las carillas son el tratamiento adecuado si no estás a gusto con la forma de tus dientes, ya que es una técnica de Odontología Mínimamente Invasiva que se usan para corregir defectos en el tamaño, forma y color de los dientes.

 

Existen dos tipos de carillas: de porcelana o de composite.

Las carillas de porcelana son finas láminas, hechas a medida, que se colocan cubriendo la zona delantera de los dientes, para darles el tamaño, el color y la forma deseados, habiendo reducido previamente de forma leve el espesor del mismo.

Casos reales de carillas realizados en nuestra Clínica

carillas

 

Las carillas de porcelana son un tratamiento muy conservador, ya que el tallado del diente es mínimo, en ocasiones ni tan siquiera es necesario. Pero es un tratamiento que necesita una gran técnica y especialización, tanto a nivel de clínica como a nivel de laboratorio dental.

Las carillas de composite también mejoran el aspecto de tu sonrisa sorprendentemente. En este caso se realiza mediante la colocación de capas de resinas compuestas que se modelan artesanalmente sobre los propios dientes, dándoles la forma deseada. En este caso, se necesita una gran destreza manual por parte del especialista, pero se consiguen sonrisas completamente naturales.